Saltar al contenido →

La nueva tecnología de irrigación está cambiando la cara a los cultivos

La nueva tecnología de irrigación y los fertilizantes le están cambiando la cara a los cultivos, ya que son muchas las iniciativas que se están desarrollando para mejorar las cosechas y el agua que se usa.

¿De qué trata esta nueva tecnología?

De hecho, en la actualidad hay una tecnología en pleno desarrollo que consiste en extraer agua limpia y fresca desde el aire usando un material poroso especial y a la vez mejora la producción de cultivos. Básicamente, es un dispositivo con energía solar que convierte el nitrógeno atmosférico, el agua y la luz solar en amoniaco y la misma al añadirse al suelo promueve el crecimiento de la planta.

El dispositivo solar en cuestión, puede extraer agua del aire en cualquier rango de humedad, por el uso de un armazón organometálico (MOF), un material poroso especializado.

¿Qué es el material llamado MOF?

El MOF se puede utilizar para proporcionar agua a zonas remotas, con unos costes de infraestructura bastante bajos.

Los que han inventado este dispositivo esperan seguir avanzando en más ideas creativas para la distribución de alimentos sanos y seguros y suministros de agua limpia y renovable y es que proyectos como estos, aseguran el futuro de nuestras comunidades, la sostenibilidad de nuestras ciudades y la prosperidad de nuestras economías, algo importante en vista de la creciente población mundial, el mayor urbanismo y evidente cambio climático.

Esto responde a las necesidades crecientes de alimentación a nivel mundial

Las nuevas tecnologías agroalimentarias responden a la necesidad de alimentarse de una población que crece en muchas zonas del mundo. Como consecuencia, usar los métodos del pasado no sirve para satisfacer la demanda creciente.

También no se puede perder de vista que se buscan nuevos mecanismos, más naturales, para que las cosechas crezcan.

Pero a su vez, no se quiere caer en errores del pasado cuando se probaron decenas de fertilizantes y los mismos tenían efectos nocivos en nuestra salud. Más bien la tecnología apunta a nuevas formas de fertilizantes que no tengan un impacto químico y físico en las plantas y sus consumidores.

El agua es el problema número uno

Lamentablemente, el hombre sigue derrochando las fuentes de agua potable a un grado alarmante. Bien se ha dicho que las próximas guerras tendrán como objetivo las fuentes de agua potable porque el mundo cada día tiene más sed.

Es por eso que invenciones como las señaladas al principio son más que bienvenidas y van en la dirección contraria de la contaminación de nuestras fuentes de agua.

La comunidad científica sigue produciendo soluciones e intenta mantenerse al día con las nuevas necesidades del mundo moderno. Lo que se plantea es un planeta más sostenible en sus recursos naturales y minerales y que los seres humanos no sean los invasores o destructores, sino que formen parte de la solución.

Por eso es importante la debida coordinación de la comunidad científica para coordinar y promover la investigación relacionada con el agua, la seguridad alimentaria y tener una medida del impacto positivo en las comunidades en un mundo que cambia rápidamente con el aumento de la población y está destruyendo el medio ambiente que les rodea.

Published in Tecnología

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *